Coral Canta Sant Pau, música y afasia.

La Coral Canta San Pau es un coro compuesto por personas con afasia y sus familiares o acompañantes.

La afasia es un trastorno del lenguaje causado por una lesión cerebral que afecta las áreas elocuentes del cerebro, encargadas de la producción y comprensión del lenguaje.

Uno de los mayores problemas que conlleva este trastorno es el aislamiento social producido por las dificultades en la comunicación de ideas, pensamientos y emociones.

La buena noticia es que el cerebro tiene “capacidad para aprender y re-aprender” y esto conlleva que pueda haber diversas terapias para rehabilitar el habla y la comprensión del lenguaje. Entre ellas, hay varias que usan la música como herramienta principal para su aplicación.

La música y el lenguaje están estrechamente relacionadas tanto en la historia de la especie humana como en nuestro cerebro, tanto es así, que gran parte de la información musical que nos llega al cerebro es procesada por las mismas áreas encargadas del lenguaje. Además de la existencia de estas redes compartidas, la música pone  también en funcionamiento gran cantidad de regiones cerebrales que se interconectan de forma coordinada.  El sistema motor, el sensorial, el visual, el auditivo, la memoria, el comportamiento, la toma de decisiones y, por supuesto, las emociones se activan y comparten información aportando una gran dosis de placer.

Esta “hiperactividad” del  cerebro promueve la creación de nuevas conexiones entre neuronas, pudiendo de esta manera re-conectar o re-ubicar el lenguaje en el área homóloga del hemisferio del cerebro que no se ha visto afectado por la lesión.

No es difícil encontrar a pacientes con afasia que cuenten que no habiendo sido capaces de decir ni una palabra, han escuchado una determinada canción y han logrado cantarla hasta el final.

Además de las claras ventajas que el canto supone a nivel neurológico, existen otras cuantas que son igual de importantes para las personas que padecen este trastorno como por ejemplo la expresión emocional y corporal, la comunicación y la socialización.

En la afasia, las relaciones y el apoyo social se hacen especialmente relevantes: compartir una actividad en grupo incide directamente en la calidad de vida de todas las personas que vienen al coro, tanto de los afectados como de sus acompañantes.

En resumen, el coro Canta Sant Pau supone una magnífica y completa actividad capaz de ayudar a rehabilitar el habla a la vez que aporta mejoras en la socialización y el bienestar.

¿Cómo se hace terapia con música?

Existen muchas maneras distintas de abordar la terapia con música y aunque estos distintos abordajes difieran en su metodología, la mayor parte de ellos comparte unos elementos imprescindibles:

Empezando por algo que podría parecer obvio pero se ve más a menudo de, la figura del musicoterapeuta;

Rand De Mattei, a music instructor with Blues in the Schools, gets in tune with Petty Officer 2nd Class Tyreen S. McRae, a participant in neurologic music therapy, at Naval Medical Center San Diego Feb. 28. Neurologic music therapy helps Wounded Warriors

Se trata de un proceso terapéutico, un cambio progresivo, que puede ser tanto a nivel físico, mental, emocional, social y/o cognitivo, y que persigue distintos objetivos como la adquisición de un mayor bienestar, una rehabilitación física, o incluso la mejora de  síntomas de varias enfermedades y trastornos.

Todo ello se logra a través de intervenciones que usan la música y sus elementos (el ritmo, la melodía, la voz, instrumentos) para lograr estos distintos cambios.

Por último, estos abordajes suelen coincidir también en poseer distintas etapas: prevención, evaluación, diagnóstico, tratamiento y re-evaluación. 

 

Hay distintos abordajes en musicoterapia, para hacerse una idea de la gran variedad de modelos y metodologías, se puede hacer mención  al trabajo de Cheryl Dileo en “Music therapy : international perspectives” (1993) en el que en identificó, solamente en EE.UU, 14 modelos y más de 100 técnicas distintas de musicoterapia.

Dependiendo de lo que se quiera trabajar en el contexto terapéutico y de otras variables tales como la edad, si la intervención es individual o grupal, el tipo de patología si existiera, etc., se trabajará usando unas técnicas u otras.

Por ejemplo, en el caso de personas que padezcan enfermedades neurodegenerativas  resultan muy adecuadas las técnicas de Musicoterapia Neurológica (NMT) desarrolladas por M.Thaut.

Rand De Mattei se pone en sintonía con el suboficial de segunda clase Tyreen S. McRae, participante en musicoterapia neurológica, en el Naval Medical Center de San Diego. La musicoterapia neurológica ayuda a heridos de guerra a recuperarse.

En el ámbito de la educación son muy usadas las técnicas propuestas por Carl Orff en el que se combina música, movimiento, drama y discurso en lecciones que son similares al mundo de juego infantil.

instrumentarium_orff-schulwerk_de_la_socic3a9tc3a9_studio_49
Instrumentarium Orff-Schulwerk

Otro ejemplo podría ser el uso de la Imagen Guiada y Música (GIM) diseñado por Helen Bony, en él se usa la música para evocar imágenes y permitir que afloren aspectos de la experiencia humana.

También hay varios modelos que utilizan la técnica de improvisación musical para trabajar en el tratamiento de trastornos del desarrollo con población infantil o el ámbito de psiquiatría en adultos: como es el caso de la Musicoterapia Creativa desarrollada por el compositor y pianista Paul Nordoff y el profesor Clive Robbins; o la Terapia de Improvisación Libre de Juliette Alvin.

12710370414_7f4f7b2743_z
Arthur Fernandes’ conducted his popular DRUMS CIRCLE at the Holy Cross High School in Siolim, Goa, India. Picture by Joel’s Goa Pics

Estos son sólo algunos ejemplos concretos sobre cómo se pueden usar distintos métodos o técnicas musicoterapéuticas, aunque hay muchos más y se pueden usar en otros contextos o también de forma combinada.

MT hospital
Group Therapy (Music), Picture by Roger Mommaerts

El origen de la musicoterapia

Las primeras evidencias del uso de la música como terapia se remontan a la prehistoria, tiempos en los que se usaba la música como un elemento en rituales mágicos, religiosos y de sanación. Las primeras evidencias escritas se encontraron en la ciudad de Kahun, en Egipto, donde fueron encontrados unos papiros datados del 1500 a.C en los que se describía de la música como un agente capaz de curar el cuerpo, calmar la mente y purificar el alma.

La flauta  de la imagen inferior está hecha de marfil de mamut y tiene unos 43.000 años, fue  encontrada en la cueva Geibenklösterle en Alemania.

600px-flauta_paleolc3adtica

Estaba  ocupada por los primeros Homo sapiens que colonizaron este continente tras su salida de África. No muy lejos de allí, vivían los neandertales que aún no se habían extinguido. De hecho, hay investigadores que argumentan que el conocimiento y la práctica de la música fue una de las ventajas de los ‘sapiens’ frente a estos parientes europeos, dado que facilitó la cohesión social.

Geißenklösterle
Cueva Xilog, Geißenklösterle, GFDL

 

teacher and his student
Profesor (derecha) y su alumno (izquierda) entre ellos un chico narra un texto. Hidria ática con figuras rojas, 510 a.C. Procedencia: Vulci.

Pitágoras, que fue tanto un místico como un serio científico, hacia el 500 a.C fue el primero en occidente en dejar constancia escrita sobre sobre la relación entre la música y la salud. Para él, la enfermedad mental era el resultado de un desorden armónico o musical del alma humana, concediendo a la música el poder de restablecer la armonía perdida.

pitagoras
Grabado medieval en madera que representa a Pitágoras con campanas y otros instrumentos describiendo las proporciones interválicas.

Platón también otorga a la música el poder de dar placer y sedar. Más tarde, Aristóteles describe la Teoría del Ethos o teoría de los modos griegos. La cual considera que los elementos de la música, como la melodía, la armonía o el ritmo ejercían unos efectos sobre la parte fisiológica emocional, espiritual y sobre la fuerza de voluntad de la humanidad.

Esta relación entre música y medicina no fue siempre una tradición continua, hacia el S.XVIII y XIX, con la aparición de la ciencia médica moderna, se produce un declive en los estudios basados en esta relación que no volverá a aparecer hasta mediados del S.XX, en el que las evidencias científicas sobre el efecto positivo de la música a nivel físico y emocional  en los veteranos de la I y la II Guerra Mundial llevarán a fundar en Nueva York la National association for music therapy. 

MT anestesia general
La Dra. Joanne Loewy usa música en vivo durante la anestesia general para calmar a un paciente antes de la cirugía. Foto del NY Daily News

Hoy en día encontramos muchos métodos y técnicas distintas de abordar la terapia con música.

¿Puede la música ser la mejor medicina?

Lo cierto es que la música ha demostrado ser una excelente remedio para el tratamiento de múltiples patologías, trastornos o problemas emocionales. Casi con total certeza todo el mundo en algún momento ha podido experimentar el gran poder que la música ejerce sobre nosotros, de emocionarnos, de conmovernos, de crear sentimientos de comunidad, de hacernos recordar episodios de nuestra vida que creíamos olvidados.

A lo largo de los últimos años se han realizado numerosas investigaciones científicas en los terrenos que lindan entre la neurología, la psicología, la música y la tecnología y se ha podido demostrar aquello que miles de años atrás ya se había descrito: la música puede curar. La unión de estas disciplinas ha dado lugar en lo que en la actualidad se conoce como musicoterapia, el uso de la música como herramienta terapéutica.

cerebro musica

¿Por qué la música?

Desde una perspectiva psicológica, se puede decir que la música es efectiva como terapia porque es un tipo de lenguaje (Bruscia, 1998), porque puede expresar y evocar un significado emocional más allá del contenido estético de la música. Este significado es elaborado en la interacción entre el participante de la terapia y el  terapeuta, cumpliendo la música en este contexto una función que facilita la expresión, la contención o la amplificación de las emociones del terapiado. La música, a su vez, también permite la representación simbólica o metafórica de las condiciones psicológicas de la persona que realiza la terapia, es decir, en este contexto terapéutico la música se convierte en una analogía o en una representación simbólica de las circunstancias reales de la persona (Aldridge, 1996; Bruscia, 1994; Pavlicevic, 1997; Smeijsters, 1999).

Desde la perspectiva neuropsicológica, la música tiene la particularidad de poner en funcionamiento a la vez muchas áreas distintas del cerebro facilitando así la neuroplasticidad. En otras palabras, la música activa en nuestro cerebro los mecanismos necesarios para aprender o “reaprender” aquellas cosas que son necesarias para el proceso terapéutico, a la vez que activa también el sistema de recompensa y del placer, pudiendo de esta manera, fortalecer el compromiso de la persona que acude a terapia, factor muy importante en el éxito de ésta.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: